Hoy estrenamos un nuevo formato en el blog, Jaume Roig le ha hecho una entrevista a Blanca Esteve, fundadora de Aleanutri, para que nos explique un poco su experiencia y casos que se encuentra en su día día, para la reapertura de los restaurantes en las diferentes fases y respecto al tema delivery y take away para que no tengáis ninguna duda.
Dejad vuestras dudas en los comentarios, y se los haremos llegar para que os responda.

Blanca Esteve, es la directora de Aleanutri, miembro del CODINUCAT Colegio de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña y AEND Academia Española de Nutrición y Dietética. Es profesional sanitaria diplomada en Nutrición Humana y Dietética, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Tiene un master en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona. También ha realizado un posgrado en Alergias e Intolerancias Alimentarias y otro en psiconeuroinmunología clínica.

Su trayectoria profesional la inició en el ámbito clínico en la Clínica Delfos y Teknon de Barcelona más otras consultas dietéticas nutricionales. Continuó en la industria alimentaria como responsable de calidad hasta iniciar su proyecto personal: Aleanutri.

 

entrevista Blanca Esteve

Blanca Esteve, fundadora de Aleanutri y Gastrosalut

 

Blanca, muchas gracias por compartir con nosotros esta entrevista, y esperamos ayudar a resolver algunas dudas e inquietudes que tienen nuestros clientes. ¿Cómo vives este momento de confinamiento?

Aprovechando al máximo el tiempo para adaptarme en la nueva situación actual y planteando parte de mis servicios de forma online. Algunos de los servicios ya los estaba ofreciendo de forma online pero la gente no estaba siendo muy receptiva pero, con la situación actual percibo un cambio de mentalidad importante y aceptación cada vez más del servicio online, como podría ser un asesoramiento.

También lo estoy aprovechando para hacer actividades que echaba de menos por falta de tiempo. Leer libros siempre me ha gustado, pero desde mi vida de autónoma no disponía de tiempo necesario. El tiempo que tenía lo aprovechaba para formarme y/o innovar y ampliar mis servicios de Aleanutri para cada vez poder dar al cliente un servicio más integral.

¿Cómo combinas la vida personal y profesional? 

La verdad es que no me cuesta mucho ya que no tengo la sensación que trabaje. Trabajar es una diversión y todo lo que hago forma parte de mi vida. Mi trabajo es una de mis pasiones y mi vida está basada con todo lo que divulgo. Parte de este estilo de vida puedo llegarlo a compartir con mi familia, amigos y compañeros. Bien es cierto, que la dedicación en mi trabajo son horas incontables y la suerte que tengo, es de contar con un apoyo de mi entorno muy grande que me permite esta dedicación plena y disfrutar de mi trabajo y practicar una vida saludable.

¿También aprovechas este momento para cocinar? 

Está siendo un buen momento para dedicarle más tiempo en la cocina. Sobretodo aquella cocina más elaborada y/o de experimentación, así como también elaborar platos pensados para mis pacientes de mi consulta. En consulta también deben darse herramientas culinarias y que mejor que preparar recetas para ellos. 

Siempre cocino, pero suele ser una cocina práctica, con ingredientes básicos de calidad. Cuando configuro mis platos de comida siempre los suelo estructurar con presencia de verduras/hortalizas y partes proteicas, ya sean de origen animal o vegetal, y después vario su complementación con el resto de grupos de alimentos, según la combinación del plato, lo que me apetece, lo que tengo en casa, etc.

¿Haces muchas acciones en tus redes sociales? 

Antes del confinamiento no le dedicaba mucho tiempo a las redes sociales, ya que la gestión de las redes realmente implica una inversión de horas espectaculares y, tampoco las valoraba como herramienta útil de trabajo. A raíz del confinamiento, mi concepto de redes ha cambiado mucho, lo he visto como una oportunidad para darme a conocer, para aproximarme al público, para ayudar a las personas, para comunicar y divulgar conocimiento e incluso usarlas como catálogo de recetas para mis pacientes de consulta y actividades para mostrar a futuros y/o clientes actuales, parte de mis actividades llevadas a cabo con mi proyecto. Tal ha sido mi cambio de visión, que he aumentado mis publicaciones en las redes sociales, he creado un canal youtube, informo de mis clientes y pacientes de eventos que realizo con newsletters, etc. Estoy más activa y comunicativa con mis clientes, pacientes y seguidores. Es una acción que he querido incorporar en mi trabajo y que creo que ha venido para quedarse en mi vida diaria. Me falta mejorar la organización e incorporación de este tiempo en mi agenda. Estoy en fase de estudio para adaptarme.

 


‘A raíz del confinamiento, mi concepto de redes ha cambiado mucho, lo he visto como una oportunidad para darme a conocer, para aproximarme al público, para ayudar a las personas, para comunicar y divulgar conocimiento’


 

¿Y a nivel profesional, que consultas te llegan por parte de los clientes? 

Actualmente, por parte de clientes del sector alimentario, me piden que les ponga en marcha todos los protocolos higiénicos sanitarios para la COVID-19, para que puedan abrir sus establecimientos con seguridad, sabiendo que están aplicando las medidas preventivas correctas para prevenir el contagio de la COVID-19 tanto para sus clientes como su propio personal. Y esto conduce a la elaboración del plan de contingencia, que debe incluirse como un plan más de control del sistema APPCC.

A la vez, me están pidiendo mucha formación de buenas prácticas de manipulación adaptada a la situación actual; ¿como manipular los alimentos en presencia del virus la COVID-19?. Es necesario que el manipulador de alimentos reciba esta formación para una toma de consciencia y responsabilidad.

Y todas estas acciones implican obtener soluciones y, como servicio integral que ofrezco, dispongo de EPIs de protección, software para gestionar los alérgenos y carta digital, seguimiento del sistema de calidad implantado, recogida de muestras de alimentos y superficies,   por parte de un laboratorio, etc. No tengo barreras, ya que por suerte dispongo de un gran equipo colaborador de mi confianza.

Con los años he ido creciendo en servicios y colaboraciones para que el cliente no deba preocuparse de nada y tenga la total seguridad y confianza con mis servicios.

Por parte de los pacientes de consulta, con la situación actual, están preocupados por su sistema inmunitario y me preguntan mucho que alimentación debe tomar para no enfermar de COVID-19, pero está claro que la solución no es tan fácil, porque no existe una dieta exclusiva para la COVID-19. Con los pacientes, tengo la suerte, en la mayor parte, que seguimos haciendo visitas por Skype y seguimos enseñando hábitos de vida saludables adaptados a sus necesidades para mejorar su calidad de vida, suprimir síntomas y hacer prevención a las enfermedades.

entrevista Blanca Esteve

Blanca Esteve impartiendo una clase de seguridad alimentaria

Hubieras pensado, ¿alguna situación igual a la que vivimos ahora?

Una situación con la que a implicado un confinamiento porque el distanciamiento era la principal medida correctora para afrontar el virus, NO!. Pero sí! de vivir una situación grave dónde gran parte de la población está enferma y/o terminará enfermando subiendo los índices de mortalidad, aparición de enfermedades y/o síntomas nuevos. Yo, a fecha de hoy ya estoy horrorizada de la mala calidad de vida que tiene la gente y de lo corta que está siendo por su mala salud. Al siglo que nos encontramos y en los avances científicos que se hacen, no deberíamos encontrarnos en este punto tan grave, que queda oculto de forma diaria y más ahora, que parece que solo existe un mono tema, la COVID-19. ¿Que pasa con la obesidad? La diabetes? Todas estas patologías son muy graves, sus índices de mortalidad también son altos pero claro, esto no obliga a cerrar negocios pues, parece que no tienen tanta importancia. ¿Alguien se plantea que vamos al camino de la extinción de la humanidad?. Y aquí lo dejo por no alargarme.

 

Nos gustaría centrar la entrevista, en 2 áreas, la primera parte sería sobre el Covid-19, y la segunda parte, sería sobre el delivery en los restaurantes.

 

Los restaurantes hasta ahora, tenían ya leyes sanitarias importantes que cumplir, sistemas APPCC, y el carnet de manipulador de alimentos: ¿piensas que tanto los propietarios de restaurantes, y los clientes serán más exigentes ahora? 

Los clientes ya eran más exigentes antes de la situación actual, de la COVID-19, y creo que ahora lo seguirán siendo mucho más. 

El restaurador ante esta exigencia de su cliente, que es quién le permite ganarse la vida, también necesitaría ser más exigente, innovador, comunicativo, sostenible y no sé cuantos adjetivos más, para ser aceptado por el cliente. Pero no solo por eso, sino porque se avecinan cambios importantes en la salud de las personas que esto implicará que los restauradores cada vez trabajen más y mejor. 

Ahora saldremos de nuestras casa que hemos estados dos meses confinados, dónde hay muchas personas que no han llevado un estilo de vida saludable, no han comido bien, no han dormido bien, no han practicado deporte, no han estado en contacto con la naturaleza, han perdido contacto humano, etc. Todo esto no beneficia a la salud de la persona sino todo lo contrario, juega un papel en el deterioro de la salud y vuelve más sensible al cuerpo a cualquier contaminación, ya que hemos estado viviendo en un ambiente excesivamente protegido de microorganismos y sin contacto con personas y naturaleza.

Sabemos que nuestro organismo está repleto de microorganismos los cuales, juegan un papel importantísimo en nuestras defensas. Defensas que estamos matando y/o perdiendo efectividad con tanta protección, desinfección y por malos hábitos de vida, sobretodo alimentarios, que no hemos cuidado la microbiota, el conjunto de microorganismos de nuestro intestino, dónde se desarrolla nuestro sistema inmunitario. Ya solo por todo esto, el restaurador debe tenerlo en cuenta para ser escrupuloso en su trabajo en seguridad alimentaria, pero no solo por la transmisión del COVID-19. Creo firmemente, que el restaurador debe sumarse a la promoción de hábitos saludables mediante su oferta de platos y productos. Justamente con esto, hemos empezado a trabajar con algunos restaurantes, haciendo asesoramiento en los platos y carta, valorando combinaciones de alimentos, calidad del alimento, aumentar la presencia de alimentos de calidad y reducir la presencia de producto alimentarios como los procesados, a formar al personal de cocina con nuevas técnicas culinarias, nuevos alimentos en la cocinada, etc. Todo ello es un trabajo de equipo, yo como dietista y nutricionista y tecnóloga de los alimentos y mis chefs colaboradores. El restaurante debe de dejar de ser un lugar dónde tan solo da comida, sino tiene que empezar ha ser algo más. Los restauradores creo que deben marcar una diferencia y esto, en la actualidad se valorará como un valor de calidad. En un futuro, no muy lejano, estoy convencida que se considerará como una obligación, pues, ya no será un valor añadido.

¿En qué áreas el restaurante se verá más afectado, cocina, sala, o con los clientes?

Principalmente la interacción entre el camarero y el cliente, y entre cliente y cliente. Somos una especie que necesitamos del contacto para sobrevivir. Las distancias de seguridad que es la principal medida de seguridad a llevar a cabo para evitar el contagio y, la cantidad de EPIs que deberán llevar el personal del restaurante, hará que no haya proximidad con el cliente e incluso hay una percepción de desconfianza, razón por la que los restauradores deben trabajar mucho con el plan de contingencia frente esta situación y comunicar de la mejor forma posible a sus clientes sus acciones para darles confianza y  un motivo  para quedarse en el restaurante. 

Hecho este primer paso, tocará hacer un buen trabajo en cocina y oferta de carta para que el cliente se vaya con una buena sensación gastronómica, que se vaya con un buen recuerdo sensorial, digestivo y de salud.

Respecto a los empleados de bares y restaurantes, ¿qué medidas se deberán tomar para tener seguridad, tanto para el cliente como por el propietario del local?

Hay tres medidas básicas en seguridad que se deben tener en cuenta. 

Primero, el distanciamiento es clave, ya que el recorrido del virus por las gotículas de agua de nuestra saliva, por el peso que tiene, solo puede recorre 1,5-2m, después cae al suelo sin riesgo de contagio.

Segundo, el lavado de manos constantes. Lavado que debe realizarse con agua caliente para disolver la capa lipídica que envuelve el virus y así matarlo, con jabón y secarse las manos con papel de un solo uso, desechando este mismo en una basura de apertura no manual.

Quiero hacer un apunte que está creando mucha confusión en la población y es que siempre será más higiénico trabajar sin guantes y aplicar correctos lavados de manos y de forma constantes que trabajar con guantes. Con los guantes no se percibe la sensación de suciedad y se termina tocando todas las superficies, menajes, etc infectándolo de microorganismos y virus sin ser consciente de ello y aumentar así el riesgo sanitario. Esta indicación también es expuesta por entidades reconocidas como AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición).

Tercero, la higiene de las instalaciones, ya que la contaminación de la COVID-19 se realiza persona a persona, y con superficies sucias. Un manipulador puede contagiarse por tocar con la mano una superficie sucia y después llevarse la mano en una de sus mucosas de la cara; boca, nariz o ojos.

Las medidas de seguridad que se implementan no solo son para los clientes sino también para el propio personal del restaurante. El propietario tiene que asegurarse de la buena salud de todos sus trabajadores, que no haya resfriados, malestar, y se debe tomar la temperatura corporal antes del servicio, entre otras medidas de seguridad.

Aquí menciono las tres acciones básicas pero hay muchas otras más y, alguna de ellas deben personalizarse en el establecimiento según instalaciones, personal, producto que se ofrece, modalidad de servició, etc.

Al poder haber diversas adaptaciones de las medidas preventivas de seguridad, es dónde yo actúo como técnica, asesorando con las acciones más apropiadas para aplicar en el establecimiento en concreto. No hay norma especifica, existen muchas recomendaciones porque al fin y al cabo debes seguir adaptandote a la misma norma de siempre en seguridad alimentaria.

El objetivo final es servir un producto lo más seguro posible y velar por la salud de tu cliente y los tuyos, pero decides tu como hacerlo, razón por la que existe o debe existir una implementación de un sistema de calidad.

Y no solo deberán tomarse medidas de seguridad, también será necesario una formación especifica para los manipuladores de alimentos para que tomen consciencia que es el virus, como se transmite, que entiendan el porque de todas las acciones implantadas, etc. Así siempre son mis formaciones. Me baso en hacer entender el porque y para que de las cosas. 

Desde Aleanutri, ¿cuáles son los servicios más habituales que te piden los clientes? 

Principalmente es el asesoramiento higiénico sanitaria y gestión de alérgenos, redacción de la documentación sanitaria y formación en materia de higiene alimentaria y alérgenos.

Y en breve, espero que cada vez sean más restaurante que acudan a mi para el asesoramiento y docencia en salud; ofrecer menús equilibrados, menús con diversidad de alimentos adaptados a las distintas filosofías de vida (vegetariano, vegano, etc). Este año ya se han animado algunos restaurantes, pero tengo la esperanza, que cada vez sean más los restauradores que se den cuenta de la necesidad de este cambio de alimentación que debe aplicarse y vean, que ellos son un motor importante para hacer promoción de una dieta saludable.

¿Cúal seria la peor práctica que te has encontrado (no hace falta decir el nombre)? 

De malas prácticas detecto muchísimas, pero una habitual es la mala formación que tienen los manipuladores de alimentos, no son consciente del papel en seguridad alimentaria que ellos son responsables. Y una de las más escandalosas, que me lo he encontrado en diversos establecimientos, es el uso de envases de productos de limpieza, sobretodo los envases pulverizadores o de forma de “biberón”, que se lavan y se usan para poner producto alimentario. ¡!Error sanitario GRAVÍSIMO!!! Suelo pensar que no pasan más cosas porque algo o alguien no quiere.

¿Y la mejor?

Bien es cierto, que hay establecimiento que hacen una excelente labor en seguridad alimentaria. Me he encontrado limpiezas de cocina excelentes, como si fueran un laboratorio, un correcto etiquetado de las elaboraciones que se mantienen en cámara y congelador y una implicación grande por parte el personal. Con clientes dispongo de grupos de whatsapp y por allí me hacen preguntas y me mandan fotos de acciones que están llevando a cabo y dudas que les van surgiendo. Estos se le llama ganas de mejorar en el trabajo. Me encanta percibir esta motivación de mejora y ganas de aprender.

¿Qué consejos prácticos das a los restaurantes para adaptarse a la nueva normalidad de su día a día?

De entrada tranquilidad porque las medidas de higiene aplicar son las mismas que se llevaba hasta día de hoy, con la diferencia que se deben mantener las distancias de 1.5 entre persona y persona, usar mascarillas y aplicar de forma consciente un buen lavado de manos y de superficies. Esta situación irá bien para tomar conciencia de la importancia que tiene llevar a cabo las buenas prácticas de manipulación. Las dos más importantes y necesarias des de siempre, ha sido y son,  el lavado de manos y la higiene del establecimiento y del personal. Estas son las que dan mejores garantías en seguridad alimentaria.

 ¿Es mejor desde un inicio tenerlo todo listo, o conforme se vayan pasando las fases ir adoptándose?

Trabajar de una forma planificada siempre es mucho mejor para tenerlo todo más controlado. Es una forma también de dar confianza a tu cliente e anticiparte a los posibles problemas. La planificación implica también una mejora en la seguridad alimentaria. 

Ahora bien, esta planificación y adaptación debe hacer con cabeza y sentido común y no aplicar y malgastar dinero y esfuerzos en todas aquellas acciones que aún no están demostradas y/o que no se adaptan a tus necesidades.

Conocer bien cual es tu servicio y acción que te define es clave para saber cuales son las acciones que hay que planificar. Hay que pensar que al fin y al cabo la norma en seguridad alimentaria te indica que sirvas el producto lo más seguro posible y salvaguardes el bienestar de la salud pública, ahora bien, el como, te lo deja en tus manos. Hay muchas formas de hacer, tu decides como, tan solo debes demostrarlo.

¿Piensas que los restaurantes y bares van aprovechar esta situación para salir reforzados? 

Creo que saldrán con más consciencia de lo importante que es la seguridad alimentaria, lo importante que son ellos en la economía de nuestro país y que su trabajo tiene una responsabilidad más allá de dar y/o servir comida. Son unos de los motores para aportar, salud y bienestar. Tienen un papel más importante del que piensan. Creo que os un buen momento para dar un salto y ser algo más que un establecimiento que dé comidas sin más, que para eso ya existen las cadenas fast food. El restaurador puede ofrecer y comunicar salud mediante sus cartas, oferta de platos sin dejar que la gente disfrute y sea feliz.

Con el proyecto de GastroSalut que llevo justamente estoy asesorando a los restauradores ha dar este plus su servicio/actividad para que sea algo más que un lugar de comidas.

¿Qué opinas de todas estos requisitos en inversión, cuando posiblemente no hay buenas previsiones de consumo para ellos? 

Realmente la inversión es relativa. La inversión que debe realizarse es más en EPIs: mascarillas y hidroalcoholes y no más. En jabón de manos y productos de limpieza ya era una inversión habitual, y las otras opciones de portecciones y/o limpiezas que están saliendo son opciones que tu decides si ponerlas, pero no son obligatorias ya que todas ellas se pueden sustituir con otras acciones igual de preventivas y más económicas. Insisto que debe usarse el sentido común.

La limpieza eficaz que de momento las instituciones indican es con hipoclorito sodio, peróxido de hidrogeno y/o etanol. Estás de momento son las confirmadas como las efectivas para matar el virus la COVID-19. Y evidentemente se pueden usar virucidas indicados por parte del ministerio de sanidad. Puedes obtener la lista en internet (si vols te l’adjunto)

¿Cuáles crees que serán las consecuencias a nivel del cliente que tomará a la hora de ir o reservar mesa en un restaurante? 

La gente querrá estar informada de las acciones que se llevan al establecimiento para su tranquilidad, como por ejemplo, disposición de gel hidroalcoholico, y que el restaurante muestra una preocupación e interés para las medidas de seguridad, tanto de los clientes, como de sus empleados. Irán a su bar o restaurante de confianza, y en caso que esa experiencia sea positiva, seguirá visitándolo con normalidad. De la misma forma, que no dudo que los restaurantes estarán por la labor, faltará ver, si el cliente también se responsabiliza de la norma, y respeta las distancias de seguridad y toma consciencia de aplicarse el correcto lavado de manos.

¿Crees que habrá un antes y un después de la restauración entendida tal y como la conociamos hasta ahora?

Pues sinceramente así lo espero, porque creo que es hora de demostrar que un restaurante es algo más que un sitio que da comida, tal como lo he comentado anteriormente.

¿Piensas que la tecnología ayudará en todo este proceso de nueva normalidad?

La tecnología ya hace tiempo que forma parte de nuestra vida y en la situación actual nos está ayudando adaptarnos a esta nueva situación. La tecnología ya forma parte de nuestras vidas y me atrevería decir que ya no se entiende la vida sin tecnología así que, para un restaurante será buena su existencia. Esta le permitirá que el cliente puede hacer sus pedidos online, consultar los alérgenos en su dispositivo sin tener que pedir la carta de alérgenos, incluso interactuar, ver como cocinan tu plato en directo con el smartphone, etc Recursos mil! Pero debemos intentar que esta tecnología no nos aísle como especie social que somos.

 


La tecnología permitirá que el cliente puede hacer sus pedidos online, consultar los alérgenos en su dispositivo sin tener que pedir la carta de alérgenos, incluso interactuar, ver como cocinan tu plato en directo con el smartphone, etc ¡Recursos mil!


 

 

Ahora, y debido a que no se permite consumir dentro del restaurante, hay un boom en el servicio take away, o delivery, con restaurantes que nunca habían pensado en esta línea de negocio, ¿piensas que ha venido el delivery para permanecer en nuestros hábitos de consumo?

Antes que pasara todo esto el delivery ya existía y cada vez estaba funcionando mejor, sobretodo en la capital de Barcelona, de la que yo tengo conocimiento. Y con la situación que hemos empezado a vivir el delivery aumentado considerablemente. Creo haber leído que ha subido entre un 30-40%. Estamos en una sociedad dónde nuestros placeres queremos que sean cumplidos de forma inmediata y el delivery, internet, cumple estas expectativas que quiere la gente.

¿Qué consejos darías a un restaurante que lo quiera implementar? 

El hecho de realizar delivery no se les exime de adaptarse a la norma higiénico sanitario pues, debe seguir manteniendo las garantías seguras de sus platos. Sin ser ellos conscientes, el delivery asume un mayor riesgo sanitario por el transporte, las condiciones de mantenimiento y la manipulación de la comida por parte del cliente en su casa, razón por la que es muy aconsejable dar instrucciones de conservación al cliente de forma clara y concisa, por ejemplo.

Recomendaría disponer de una empresa externa en seguridad alimentaria para el asesoramiento e implementación del sistema de calidad y el seguimiento, que casi voy ha decir que es lo más importante. 

¿Qué normativas debe cumplir?

Para nombrar algunas de las normas podría indicar la ley 17/2011, de 5 de julio, de seguridad alimentaria y nutrición, el reglamento (UE) 1169/2011 sobre la información alimentaria.

¿Piensas que la oferta del restaurante tiene que ser la misma o diferente a la que ofrece en local? 

Evidentemente esto ya es decisión del establecimiento, pero es bueno tener en cuenta que los espacio de las cocinas y almacenes no suele ser muy grandes pues, tener una oferta muy grande de platos en ocasiones implica necesitar mucha materia primera distinta y almacenarla de forma incorrecta, aumentar el desperdicio alimentario entre otros errores.Todo ello hay que tenerlo en cuenta. Debemos empezar a coger un camino más sostenible, aprovechar más los alimentos, a planificar más las compras y la oferta de platos y a promocionar platos de carácter más saludable.

Debemos conducir a la sociedad a un mayor éxito en salud de la que tenemos actualmente. La población actual le falta calidad de vida. Uno de los motivos es porque no come bien y aquí, el restaurador empieza a coger una responsabilidad muy importante que creo que no es consciente. 

Cada vez se cocina menos en casa y se acude a los restaurantes para ir a comer, pues,


¡¡demos comida y nutramos a la gente!!


 

Es muy importante el tema de la entrega del producto en domicilio, a nivel de seguridad alimentaria, ¿qué debe verificar el restaurador a su compañía de logística para saber que no tendrá problemas? 

De entrada yo te recomiendo hagas una evaluación para homologar tu proveedor de transporte de la misma forma que homologas a tus proveedores. 

Hay que recordar que como restaurador debes dar garantías sanitarias hasta al final. Hay que pensar que la imagen del restaurante se incia en el producto, elaboración, presentación  y sensación final después de la ingesta. 

¿Y los envases tienen que cumplir algún requisito?

Tal y como comentaba, debemos coger un camino más sostenible y cuando hablamos de sostenibilidad me refiero a conseguir un equilibro en nosotros y el medio ambiente. Hay que empezar a usar envases biodedragables y empezar eliminar el exceso de plástico que tenemos en nuestro entorno que nos está afectando en nuestra salud y la salud del ecosistema en el que vivimos.

De hecho, antes de iniciarse este proceso que estamos viviendo, salió la ley 3/2020, de 11 de marzo, de prevención de las pérdidas y el despilfarro alimentario, dónde los restaurantes también deben ser participes de esta reducción de residuos y despilfarro alimentario. Entre una de las acciones, hay un llamamiento al uso de envases biodegradables para el transporte de comida que el comensal no se termine  y/o se entrega a domicilio.

Yo, junto con mi equipo colaborador de GastroSalut estamos ya iniciando el asesoramiento para reducir este residuo y aprovechamiento de los alimentos y, ha redactar el plan de actuación que deberá estar incluido en el sistema de calidad del establecimiento.

Aún queda mucho trabajo por hacer y, es un trabajo que debemos empezar ya para poder llegar a tiempo a resituarnos en un equilibrio. De hecho, estos 2 meses de confinamiento se ha demostrado que ha sido efectivo para mejor la calidad de nuestro ambiente.

Muchas gracias Blanca por tus respuestas, estamos seguros que nos han ayudado a resolver algunos aspectos, tanto del proceso de reapertura de los restaurantes, y del servicio de entrega a domicilio. Para cualquier consulta que tengas, tanto en la promoción de tu restaurante con marketing digital, o si necesitas equiparte de productos EPI’s y de delvery, te atenderemos aquí. 

 

 

Jaume Roig
¡Haz clic para puntuar nuestro artículo!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Leave a Reply

Solicita información