La semana pasada, empezamos por definir todos los pilares que conforman el marketing gastronómico, si no lo pudiste ver, aquí lo tienes.  Nuestro compromiso, fue, ir semana a semana contando los secretos de cada uno de ellos. Y hoy nos mojamos, respecto a la oferta gastronómica que ofreces en el restaurante o en tu local.

En una lectura básica, y alejada de la realidad, la oferta gastronómica sería únicamente los platos que ofreces a tus clientes. Pero, en el S.XXI, con todos los avances tecnológicos, y con la inteligencia humana, seria una lectura errónea. Para nosotros la oferta gastronómica también son las sensaciones/emociones que sienten los clientes en tu local, provocadas por la decoración y alma que transmite el local, al mensaje que emite el chef en la cocina con sus platos, más el mensaje que se transmite por parte del personal de sala, para que el cliente tenga una experiencia fantástica y repita, la comparta con sus amigos o familia, y haga de embajador de tu restaurante. Soltada la definición, vayamos por partes, para desarrollar cada uno de los elementos que la integran:

  1. Marca personal de tu restaurant.
  2. El chef, actor principal de la oferta gastronómica.
  3. El personal de sala, colaboradores y embajadores de su chef.
  4. Convierte a tus clientes, en prescriptores del restaurante.

1- Marca personal del restaurante

Sin dudarlo, en la época de la globalización, a veces, tenemos la sensación que todas las ciudades son iguales, y eso también incluye a los restaurantes. Pensamos que encontrar un restaurante, con identidad propia, y que se escapa de la moda y tenga su sello personal, es más auténtico. Entendemos qué tiene que estar al corriente de las tendencias gastronómicas actuales, pero debe diferenciarse de la competencia.

Hace unos meses, escribíamos un pequeña guía para crear la marca personal de tu restaurante. Si tienes cualquier duda, nos puedes contactar por aquí, y te ayudaremos, con mucho gusto.

2- El chef, actor principal de la oferta gastronómica

Haciendo el símil con el fútbol, en este caso, tu Chef sería el Messi de tu restaurante. A partir del chef, construyes toda la oferta gastronómica, y desarrollas la marca de tu restaurante, en paralelo con la imagen personal del Chef y de su equipo.

En base a sus conocimientos culinarios desarrollas todo su potencial del local y de los platos a ofrecer. Entonces, si tu chef y equipo están especializados en cocina mediterránea, no intentes hacer pizzas ni sushi. Si tiene conocimientos de alta cocina, no pretendas que haga un bocadillo de atún, posiblemente hará un super-bocadillo de atún, pero posiblemente no es ni tu target de cliente, y muchas veces, vas a quemarlo. También es importante que sea el chef, que escoja los proveedores y la calidad de los productos, y no sea la cuenta de resultados o los inversores/propietarios que no trabajan con el producto, a diferencia del chef.

Un ejemplo seria Pau Pérez del Aflamas Restaurant, alumno de Escuela Hofmann, y después de trabajar en las mejores cocinas, hace un par de años, decidió, abrir su propio restaurante en la C/Loreto de Barcelona. Os recomendamos hacerle una visita y poder degustar sus creaciones, con un producto fresco, de calidad y con un servicio excelente en sala por parte de Héctor.

 

Pau Pérez en su cocina.

3- El personal de sala, colaboradores y embajadores de su chef

A nosotros nos gusta jugar en equipo, y por esto recomendamos que no sea el mismo chef el que presente el plato, sirva la bebida, y cobre la factura. No sólo porque explotas al chef, si no, porque desprecias al resto de tu equipo. Es por esto, que es muy importante que desde la cocina, salgan buenos platos, con productos frescos, bien elaborados y con muy buena presentación. A partir de ahí, que el jefe de sala y otros colaboradores hagan el resto. Y esto lo hace excelentemente Héctor en el Aflamas, donde Pau crea y reparte el juego y el resto del equipo remata el trabajo, y hacen lo máximo para hacerte sentir como en casa y quieras repetir en el Aflamas.

Es muy importante presentar un plato, no dejarlo encima la mesa. El chef ha dado lo mejor de él y ahora, por respeto a él, tienes que hacer lo mismo. Debes saber lo que lleva y como se ha preparado, no vale aquí aquello de…:  -Su lubina a la sal, e irte, o quizás lo dejas y sirves un poco de vino si ves que no tiene. Tienes que saberlo todo del plato y también que bebidas potencian su sabor, haciendo que el cliente disfrute al máximo de la experiencia gastronómica.

4- Tus clientes, los mejores prescriptores

Los clientes son tus mejores prescriptores por toda su área de influencia. Piensa en las relaciones que un cliente puede tiene: familia, amigos, y compañeros de trabajo. Ahí tienes muchos clientes potenciales para visitar tu restaurante y conocer tu oferta gastronómica.

Es por ello, que cada vez que un cliente sale por la puerta, tiene que irse con buen sabor de boca, pues no únicamente puede escribir una opinión en redes sociales o en portales gastronómicos, pero lo más importante, es que si le gusta incorporará tu restaurante en su lista de favoritos, y como mínimo volverá 3 o 4 veces más al año, y además, tiene una amplia red de contactos, así que multiplica, si tienes 50 comensales por turno, la cantidad de potenciales clientes que supone al cabo del año.

 

Los clientes, tus mejores prescriptores

 

Esperamos que os haya parecido interesante esta entrada sobre marketing gastronómico y esperéis a la semana que viene la segunda entrega, dónde hablaremos sobre la web del restaurante, a través de un caso práctico que hemos tenido estas semanas, para mostraros la importancia que tiene la web de cualquier empresa y sector. Muy buen fin de semana y nos leemos en la que viene.

Si tenéis cualquier duda o queréis que os ayudemos en desarrollar una estrategia digital para vuestro restaurante, nos encantará atenderos aquí.

 

 

 

 

 

Jaume Roig
¡Haz clic para puntuar nuestro artículo!
(Votos: 4 Promedio: 4.8)

Leave a Reply

Solicita información